Carlos Barceló

Comentarios a la obra II

La obra de Carlos Barceló es un diario íntimo y personal pero a la vez abierto a los demás, como un cristal traslúcido que deja ver, pero no. Su pintura permite lo que la abstracción quiere permitir: interpretar subjetivamente y experimentar emociones que emanan del color, la forma, la línea y la composición. El artista muestra, sin temor, cada estado de ánimo en distintos momentos de su vida mientras el espectador disfruta, como observador, de un viaje contemplativo e intelectual que permanece en la memoria hasta pasar a ser recuerdos.

Carlos en el estudioPodríamos incluir su obra en alguna de las innumerables etiquetas que utilizamos los historiadores del arte, pero no encaja en ninguna; sus influencias son más bien preferencias y sus trazos son tan vanguardistas como americanos; sus obras irradian frescura e incluso juventud, juventud entendida como ingenio, libertad y valentía… pero a la vez son rotundas y precisas… son el resultado de quien ha conocido el oficio y la academia, pero no se ha supeditado a ella a sabiendas de que, en algún momento, podía haber sido el camino más fácil. Pinta porque no puede dejar de hacerlo, confía en la infinita evocación del arte, ama sus obras hasta el punto de sentir dolor al desprenderse de ellas, “expone lo que pinta y no pinta para exponer”. Carlos Barceló eligió el arte como expresión, como terapia, como vida y como quehacer cotidiano y, hoy en día, sigue apostando por la bondad del arte.

María Jesús Martínez Silvente
Profesora de Historia del Arte. Vicedecana de Cultura y Relaciones Institucionales. Universidad de Málaga

Hace magia con los colores y filigranas con el Arco Iris. Domina la composición cromática e inventa nuevos matices, preñando de resplandores sus cuadros, que producen en el espectador una muy agradable sensación que, en definitiva, es lo que persigue el arte; impactar en el alma con un mensaje de belleza.
Sus rojos, azules, verdes, naranjas, sepias, grises y blancos, en infinitas variedades, composición e intensidad, fruto de una investigación especializada, tienen un destino que siempre cristaliza en una obra de arte.
El color para él es un universo que hay que explorar. Consciente de que le deparará hallazgos artísticos.
Su originalidad creativa hace de sus cuadros un referente para cualquier pintor que pretenda resolver sus problemas de color, siempre con la certeza de encontrar en ellos soluciones claras a modo de consulta en una enciclopedia o tratado de los colores.
En definitiva, como he manifestado al principio, Carlos Barceló hace filigranas y virguerías con el Arco Iris. ¡Maestro del Color!

Carlos Ruiz del Portal Pérez Bryan